Bajar el ritmo y (re)aprender a disfrutar de la vida. ¿Qué te parece? Seguro que tú también has sentido en algún momento de los últimos años que todo iba demasiado deprisa: el desayuno exprés de las mañanas, la gente corriendo a sus puestos de trabajo, las noticias e imágenes fugaces… y también la moda.

Escaparates brillantes que nos muestran las últimas tendencias, nuevas cada pocos días. Prendas y prendas low cost que llenan sin satisfacción nuestro armarios, dejándonos con la misma sensación de empacho que la fast food. Prendas que no solo tienen low el precio: la calidad de sus materiales, sus condiciones socio-éticas y su respeto por nuestro planeta también lo son.

Slow Fashion, Moda sostenible, Ecoalf, Veja, Zapatillas Veja, Masscob, Love Stories, Humanoid, moda reciclada, tendencias moda

Slow Fashion, la tendencia anti-tendencia

¿Cómo solucionarlo? Hoy te hablamos en detalle del slow fashion, el movimiento de «moda lenta» que pretende reinventar el mundo de la moda. En Alejandra Montaner nos unimos a su manifiesto. Realmente hace mucho tiempo que lo hicimos, desde nuestros principios. Seguro que como mínimo tú también has oído hablar del tema, ¿pero sabes en qué consiste y cómo aplicarlo a tu día a día?

Si algo nos ha enseñado esta primavera del 2020 es la urgencia de volver a asentar los cimientos de un mundo más calmado, ético y responsable. Tres necesidades que el fashion business ya hace tiempo que ha puesto encima de la mesa. Desde grandes diseñadores como Giorgio Armani hasta pequeñas firmas locales que buscan reinventar nuestro querido oficio.

Los mandamientos de la moda slow

El término slow fashion fue acuñado por Kate Fletcher, profesora de Sostenibilidad, Diseño y Moda en el Centre for Sustainable Fashion de Londres. En 2007 escribía un artículo para The Ecologist. donde presentaba los objetivos del movimiento: equilibrar el fenómeno del fast fashion, apostando por prendas donde la atemporalidad, la comodidad y la calidad estén por encima de las tendencias. Y todavía más importante: prendas que creen un impacto positivo en la comunidad y en el ecosistema.

Suena genial, ¿pero cómo podemos llevarlo a la práctica en nuestra vida diaria? Toma nota, porque te contamos cuáles son los mandamientos para que tu armario logre la etiqueta eco. Ganarás en espacio y paz, y contribuirás a mejorar tu entorno.

1. Ante todo, calidad

Regresemos a un concepto de la moda basado en la calidad. Ha llegado el momento de olvidarnos de los «trapos» que se multiplican en nuestras perchas y que nunca nos enamoran. Apostemos por prendas de calidad, con buenos tejidos y confecciones. El precio será algo mayor, sí, pero merece la pena.

Seguro que nos sientan mejor, pero además podremos disfrutarlas durante mucho tiempo, y reduciremos el impacto de la industria textil en el planeta. Moda y sostenibilidad non están reñidas, en Alejandra Montaner lo tenemos claro.

Slow Fashion, Moda sostenible, Ecoalf, Veja, Zapatillas Veja, Masscob, Love Stories, Humanoid, moda reciclada, tendencias moda

2. Consume local, artesano y «pequeño»

Las grandes firmas de moda internacional están muy bien… ¿pero toda la industria de la moda se reduce a eso? No. Es más, nos atrevemos a ir más allá. Para nosotras, son las pequeñas firmas las que dan sentido a nuestro mundo, aportándole personalidad y esos detalles únicos que son el alma de la buena moda.

3. Más que moda: sostenibilidad y reciclaje

No es solo ropa, es una forma de expresión. Con nuestros looks estamos diciendo quiénes somos, y también podemos cambiar la realidad. He ahí la magia de la moda: bajo su superficie late una inmensa profundidad.

Si nos preocupa el presente y el futuro de nuestro entorno, cada vez tenemos más fácil contribuir a mejorarlo con nuestra forma de vestir. Firmas como Humanoid, Ecoalf, Love Stories o Veja, entre otras, apuestan cada vez más por nuevos materiales sostenibles o incluso reciclados para elaborar sus colecciones. Tejidos naturales, cupro, fibras recicladas… No es el futuro de la moda, es el presente, y nos encanta apostar por él con nuestra selección de prendas.

4. Vistamos bonito, pero siendo justos

Otro de los grandes retos de la industria de la moda es la justicia. Porque de nada sirve la belleza si no va acompañada de una ética «bonita». Al contrario de lo que sucede con la «moda rápida» de usar y tirar, la slow fashion no se concibe sin un proceso de producción justo y transparente para todos sus integrantes. ¿Quién fabrica las prendas que llevas puestas? ¿Y en qué condiciones?

En Alejandra Montaner conocemos la respuesta para cada una de las piezas que llegan a nuestra tienda. Algunas vienen de muy cerca, como la joyería artesanal de Luis Zangara desde Barcelona o los diseños de Masscob desde Galicia. Otras han tenido que cruzar la frontera, y llegan desde países lejanos. Pero detrás de ellas siempre hay una historia justa.

Una de nuestras preferidas es la de las zapatillas Veja, elaboradas en Brasil por una cooperativa de comercio justo y utilizando solo los principios de la eco-agricultura.

Ahora que conoces un poco mejor en qué consiste la slow fashion… ¿te animas a ponerla en práctica? Desde Alejandra Montaner te animamos a ello. Queremos más moda bonita, justa y sostenible.

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *